¿Cómo lo hacemos?

El trabajo arduo que realizamos con compromiso, entrega y humildad, es posible gracias a muchas manos: de voluntarios de Cáritas Parroquiales, nuestro equipo de trabajo, nuestra Junta de Directores, donantes individuales y corporativos.

SOMOS UNA RED DE AMOR Y ESPERANZA

Los Cáritas Parroquiales localizados alrededor de toda la Isla son quienes conocen y están atentos a las necesidades de sus comunidades cercanas a las Iglesias donde profesan su fe.

Ellos impactan las comunidades y personas que necesitan diversidad de servicios, con el firme propósito de llevar amor y esperanza a quienes más sufren.

Actualmente contamos con 200 Cáritas Parroquiales, asistidos por miles de voluntarios, que son los que mantienen vivo nuestro compromiso con la caridad y lo hacen realidad.

Esta red de Cáritas Parroquiales se ha expandido vertiginosamente

con más parroquias aceptando el reto de ayudar, luego de haber estado brindando ayuda ininterrumpida tras el paso de los huracanes Irma y María repartiendo 19 millones de dólares en ayudas, los terremotos en el suroeste de Puerto Rico repartiendo más de 2 millones en ayudas, y durante la pandemia del COVID hemos repartido más de 1 millón de compras de alimentos distribuyendo cajas productos frescos, productos enlatados, vales de alimentos y comida preparada, en todos los municipios de Puerto Rico.

PARA CONOCER MÁS SOBRE NUESTRA LABOR DE APOYO DURANTE EL COVID-19, OPRIME AQUÍ

 

Para apoyar nuestros programas e iniciativas

DONA AQUÍ

Recuerda que tu donativo es deducible de la planilla de contribución sobre ingresos.

 

Además de los voluntarios de los Cáritas Parroquiales, en nuestras oficinas centrales donde llevamos el Manejo de Casos y labores administrativas, contamos con el apoyo de voluntarios que ayudan en labores administrativas y la organización de nuestro ropero y almacén entre otras labores. Tú también puedes ser parte de la gran familia de Cáritas de Puerto Rico como voluntari@, aportando tu tiempo y talentos. Comunícate con nosotros al 787-300-4953 para identificar áreas donde tu ayuda puede hacer la diferencia o contacta a tu Cáritas Parroquial más cercano y aporta tu tiempo, manos y esfuerzo, de acuerdo con las necesidades de tu comunidad.

Un grupo multidisciplinario de 35 empleados, con un compromiso inquebrantable, forman parte del equipo de trabajo de Cáritas de Puerto Rico. Contamos con personal que lleva más de 30 años con nosotros, así como con personal de apoyo y colaboradores en el área legal, financiera y de contabilidad, apoyo emocional y psiquiátrico, y trabajo social, entre otras áreas quienes son el motor que mueve nuestra organización para poder mantener operante nuestros diversos programas y servicios desde nuestras oficinas centrales.

Ante los retos de distanciamiento social que nos ha impuesto el coronavirus, estamos realizando nuestras labores virtualmente, pero siempre con el mismo fervor y compromiso. Para información sobre nuestros programas puede comunicarse al (787) 300-4953 de lunes a viernes, durante horarios laborables.

ESTAMOS PARA SERVIRLE 😊

Un grupo de comprometidos líderes y profesionales forman parte de nuestra Junta de Directores, compuesta por nueve (9) miembros. Bajo su ojo crítico, la Junta trabaja en equipo con el Director Ejecutivo y su equipo de trabajo para darle continuidad a nuestra obra caritativa. La Junta se reúne periódicamente en reuniones regulares y/o extraordinarias, para revisar los planes de trabajo, y apoyando y asesorando las labores que realizamos para solidificar nuestra identidad y nuestra misión de servicio y amor.

Nuestra labor y gestión de caridad se enriquece con el apoyo de muchas organizaciones aliadas; locales e internacionales como: Catholic Charities USA, Caritas Internationalis, United Way de Puerto Rico y Food for the Poor. También somos parte del Banco de Alimentos de Puerto Rico, de OVAD: Organizaciones Voluntarias Activas en Desastres, y trabajamos mano a mano con la Oficina del Procurador de las Personas de Edad Avanzada, la Agencia Federal de Manejo de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés), el programa federal de Alimentos y Albergue de Emergencia (Emergency Food and Shelter Program), entre otras entidades, así como organizaciones sin fines de lucro y de base de fe.

Mensualmente cientos de donantes comprometidos comparten de lo que tienen para darnos el apoyo económico que necesitamos para solventar nuestros múltiples programas y servicios, ya sea por donativos fijos mensuales o por donaciones individuales. Así también, empleados gubernamentales y federales de diversas agencias realizan donativos mensuales a través United Way de PR y de la Campaña Federal Combinada, que corre automáticamente una vez ellos seleccionan la organización sin fines de lucro con la que se identifican.

A estos fondos individuales y privados, se suman donativos de fundaciones, corporaciones, empresas y otras organizaciones que valoran la labor titánica de nuestros empleados y voluntarios, y ello nos permite canalizar una gran cantidad de ayuda anualmente en suministros, comida, ropa, servicios y apoyo de todo tipo e impactando a muchas personas, familias y comunidades.

Todas estas fuentes de ingreso son utilizadas responsable y transparentemente para garantizar un servicio de excelencia, atendiendo las necesidades más apremiantes de nuestros participantes, así como de las eventualidades a las que se enfrente el país, como emergencias, desastres o problemas sociales que requieran nuestra ayuda y acompañamiento.

Con mucho orgullo y humildad, damos gracias a Dios porque cada año recibimos 100% en todas las auditorías y monitorías, de los diferentes programas y fondos recibidos, y damos cuenta de como se han utilizado cada centavo recibido. El gasto administrativo anual es menor al 7% del total de nuestro presupuesto, administrándolo con mucha prudencia y creatividad, y gracias al apoyo de más de 2,500 voluntarios, lo que nos permite ayudar a más personas, familias y comunidades cada año.

COVID-19


Ayuda a las familias que enfrentan mayores dificultades durante este tiempo. Conoce el impacto de nuestras ayudas que han llegado a más de un millón de personas.

Quiero transformar a Puerto Rico