Esta semana nos reunimos representantes de las 6 diocesis de PR para unir esfuerzos y trabajar unidos la ayuda a los damnificados tras el huracán María. Tenemos por tanto las 500 parroquias en todo Puerto Rico activadas brindando apoyo, amor y misericordia en medio de este momento tan difícil que vivimos.

Para gloria de Dios!!!