Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/0/d679435854/htdocs/clickandbuilds/CaritasdePuertoRico/wp-content/themes/divi/functions.php on line 5841

Cáritas de Puerto Rico continúa compromiso de servir a los más necesitados alrededor de la Isla mediante enfoque comunitario/Parroquial.

Organización de base de fe, dona alimentos y compras valoradas en más de medio millón e impactando a más de 60,000 personas, así como suministros de primera necesidad y equipo de protección personal.

Continúa manejando casos de manera remota, incluyendo apoyo legal y psicológico, entre otros servicios para atender necesidades apremiantes de todos los sectores.

SAN JUAN, Puerto Rico, 26 de mayo de 2020 – Pese a las dificultades que impone la situación de acuartelamiento que vive el país, Cáritas de Puerto Rico, entidad sin fines de lucro que actúa como el brazo caritativo de la Iglesia Católica, continúa diciendo presente en situaciones de emergencia como lo hizo durante el huracán María y los terremotos en el Sur. La pandemia del coronavirus no es la excepción, requiriendo una transformación en la manera de continuar su compromiso con el servicio y la caridad.

Entendiendo que la necesidad más apremiante de la comunidad es la falta de alimentos por pérdida de empleo o acceso a alimentos, Cáritas ha adquirido, canalizado y repartido compras, comidas calientes, vales y alimentos valorados en más de medio millón de dólares e impactado a más de 60,000 personas. Entre estos esfuerzos se incluyen:

  • Compras valoradas en más de $100,000 adquiridas directamente con fondos de Cáritas a José Santiago, Inc. y canalizadas a través de Cáritas Parroquiales a nivel Isla e impactando a unas 10,000 personas.
  • Entrega de comida y productos de primera necesidad a través de miles de vales de comida.
  • 5,600 comidas calientes para envejecientes para atender sus necesidades diarias con fondos asignados por la Oficina del Procurador de las Personas de Edad Avanzada.
  • Compras y alimentos no perecederos donados e impactando a más de 50,000 personas en colaboración con otras organizaciones activas en desastres y otros aliados.

“A pesar de los retos que nos impone el coronavirus, ese enemigo silente, hemos continuado apoyando a los más necesitados, siempre protegiendo a nuestro equipo de trabajo y voluntarios. Hemos retenido al 100% de nuestra empleomanía, quienes junto a voluntarios y los Cáritas Parroquiales, han realizado una labor titánica delineando maneras nuevas y creativas de servir,” indicó el Padre Enrique Camacho Monserrate (“Padre Kike”), director ejecutivo de Cáritas de Puerto Rico.

Reconociendo también la seguridad como prioridad, la organización de base de fe, donó equipo de seguridad incluyendo mascarillas y guantes, así como un vagón de pañales de niños y toallitas húmedas donado por Catholic Charities USA en diversas comunidades alrededor de la Isla como San Juan, Loíza, Camuy, Hatillo, Aguadilla, Guánica, Caguas y Ponce, entre otros, en colaboración con líderes comunitarios y Parroquias. Así también, han donado mascarillas de tela confeccionadas por voluntarias de Cáritas Parroquiales y reconocido a empleados de recogido de basura con productos no perecederos en agradecimiento por su labor.

Cáritas también canalizó la entrega de más de 2,500 kits de higiene femenina en entidades correccionales, así como albergues de mujeres maltratadas y otras entidades de apoyo a la mujer en colaboración con Productos La Familia, atendiendo así uno de los públicos de mayor arraigo o importancia para el Papa Francisco y muchas veces relegado, como lo son las confinadas. A esto se suman llamadas de amor a través de los Cáritas Parroquiales a miembros de sus comunidades que le permiten identificar necesidades específicas y canalizarlas a través del Departamento de la Vivienda, Departamento de la Familia y albergues, entre otras entidades gubernamentales y de servicio comunitario.

Cáritas, no se ha limitado a esa importante labor, sino que ha seguido trabajando ininterrumpidamente en su esfuerzo de desarrollo humano integral brindando ayuda humana, psicológica, educativa y legal a través del manejo de más de 400 casos. “Todo nuestro personal está laborando con un compromiso aún mayor, ya que la necesidad hace nuestra presencia más relevante que nunca. Nuestros manejadores de casos continúan trabajando con los participantes de manera remota, nuestros Cáritas Parroquiales están realizando llamadas de amor, identificando, canalizando y atendiendo cualquier necesidad urgente en sus comunidades. El compromiso continúa, sólo que hemos tenido que reinventar la manera de hacer caridad,” añadió Padre Kike.

Cáritas, tiene más de 50 años al servicio de los necesitados del país, apoyando a cientos de miles de participantes con diversos programas de asistencia, pero con un nuevo enfoque que logre el desarrollo integral de sus participantes, más allá de que reciban una dádiva. Durante este año, ha canalizado más de $1.5 millones de dólares en apoyo a los hermanos del sur afectados por los terremotos de enero, siendo una de las primeras entidades en tener presencia en Ponce, proveyéndole seguimiento a damnificados del huracán María, así como manteniendo en servicio otra veintena de programas regulares que apoyan a todos los sectores necesitados del país.

“Nuestro compromiso y base de fe, es servir sin ser servidos. Nos enorgullece contar con el apoyo de decenas de empresas, entidades y cientos de donantes individuales que confían en nuestra integridad y transparencia en el manejo de sus donativos. Es una responsabilidad dual, con nuestra identidad y, mayor aún, con esos que compartiendo de lo que muchas veces no tienen, nos dan las herramientas para canalizar ayuda donde más se necesita,” concluyó indicando Padre Kike.

Para más información sobre Cáritas de Puerto Rico, puede visitar nuestra página de Facebook: Cáritas Puerto Rico o www.caritaspr.net.

Resumen de ayuda canalizada por Cáritas de Puerto Rico durante el coronavirus en números:

-Más de medio millón de dólares en alimentos y suministros.

-5,600 comidas calientes para envejecientes.

-Más de 60,000 personas impactadas a nivel Isla.

-Vagón de pañales de niños y toallitas húmedas.

-2,500 kits de higiene femenina en entidades correccionales, albergues de mujeres maltratadas y otras entidades de apoyo a la mujer.

-Equipo de seguridad incluyendo mascarillas y guantes.

-Mascarillas de tela confeccionadas por voluntarias de Cáritas Parroquiales.

-Reconocimiento a empleados de recogido de basura con productos no perecederos.

-Ayuda humana, psicológica, educativa y legal a través del manejo de más de 400 casos mediante apoyo ininterrumpido del personal de Cáritas en su esfuerzo de desarrollo humano integral.