Agradecemos a todas nuestras diocesis: Fajardo-Humacao, Mayaguez, Caguas, Arecibo, Ponce y San Juan que para gloria de Dios siguen en la calle visitando familias, identificando sus necesidades y proveyendo la ayuda necesaria a las comunidades en necesidad. Nos sentimos felices de dar una respuesta como Iglesia a nuestro pueblo, llena de amor y esperanza.
Bendiciones,